Batalla de Chorrillos (13 y de enero de 1881).

 

Reunido por fin todo el ejército chileno en Lurín, resultó evidente que serían los chilenos quienes tomarían la iniciativa, sabido era por estos a través de un prisionero tomado por el Sargento Mayor Manuel Rodriguez Ojeda, que el grueso de los ejércitos peruanos se encontraban en las líneas fortificadas de Chorrillos y Miraflores, por lo que la discusión se centró en donde atacar, surgiendo dos planes de batalla, uno defendido por el Jefe de Estado Mayor, General Gana, quien alentado bajo cuerda por el Ministro de Guerra en Campaña José Francisco Vergara, proponía un movimiento de flanqueo al extremo izquierdo de la línea peruanas, mientras el otro plan propugnado por el Comandante en Jefe, General Baquedano era atacar frontalmente la línea peruana presionándola a todo su largo, la discusión de cual de estos dos planes es larga y será tratada en un artículo posterior, aquí solo nos limitaremos a decir que finalmente Baquedano impuso su plan.

Con los Regimientos 3º de Línea, Valparaíso y Zapadores se formó una reserva, y a las cinco de la tarde del día 12 de Enero todo el ejército chileno se puso en marcha, dejando en ese punto solo dos compañías del Regimiento de Infantería (RI) Curicó, a cargo de los enfermos y heridos, en total marchaban 23.129 hombres, formados por divisiones y siguiendo los siguientes caminos.

1º División (Lynch)
I Brigada (Martinez)
RI 2º de Linea
RI Atacama
RI Talca
RI Colchagua

II Brigada (Amunateguí)
RI 4º de Línea
RI Chacabuco
Regimiento Artillería de marina

Unos 5.400 hombres, avanzó por el camino de la Tablada, directamente contra las posiciones de Villa y Santa Teresa, cave destacar que de estos cuerpos, solo el Colchagua y el Talca no tenían experiencia en combate, aunque este último cuerpo había participado en la expedición Lynch, cuando asoló el norte del Perú, bien puede decirse que estas tropas eran lo mejor del ejército chileno.

Columna Volante (Soto)
Batallón de Infantería (BI) Melipilla
RI Coquimbo.

Fuerza que había sido sacada a última hora de la 1º División a insistencia del Coronel Pedro Lagos, y formada por unos 1.500 hombres, marcho hacía la caleta de Chiram, de estos cuerpos el segundo era veterano de Tarapacá y Tacna.

El Regimiento "Atacama" deja Lurín el 12 de Enero de 1881 e inicia la marcha a Chorrillos.

La reserva (Martinez)
RI 3º de Línea
RI "Valparaiso"
Regimiento "Zapadores"

De estas unidades, el 3º de Línea tenía fama ganada en varías acciones de guerra, especialmente por su actuación en la toma de Arica en Junio de 1880, los "Zapadores" por su parte, a pesar de ser un cuerpo veterano, por primera vez actuaba todo el cuerpo. En tanto el Valparaíso era un regimiento relativamente bisoño, que recibiría su bautismo de fuego en Chorrillos, entre los hombres que marchaban en esta unidad, iba un joven aspirante de nombre Ramón Frex, mi bisabuelo.

Batallón Civico "Naval" en Lurín, por su gran tamaño, esta unidad más bien parecia un regimiento que un batallón.

2º División (Sotomayor)
I brigada (Gana)
RI 1º de Línea "Buin"
RI "Esmeralda"
RI "Chillan"

II Brigada (Barboza)

RI "Lautaro"
RI "Curicó"
BI "Victoria"

Esta unidad, unos 5.900 hombres, estaba compuesta casi en su totalidad por tropas de la guardia nacional, sin embargo, el "Lautaro" y el "Esmeralda" eran unidades veteranas, marchaba por el camino de Atacondo, su objetivo, San Juan.
El Regimiento Colchagua abandona Lurín rumbo a Chorrillos en la tarde del 12 de Enero de 1881.

3º División (Lagos)
I Brigada (Gorosteaga)
RI "Aconcagua"
BI "Naval"

II Brigada
RI "Santiago"
RI "Concepción"
BI "Valdivia"
BI "Caupolican"
BI "Bulnes"
Unos 5.400 hombres, marchaban de forma paralela a la 2º División, las tropas que la componían eran, las más nuevas y de menor calidad dentro del ejército chileno.

Por su parte los ejércitos peruanos ocupaban las líneas de Chorrillos, desde hacía cerca de un mes y estaba formado por las siguientes unidades:

Ejército del Norte (Ramón Vargas Machuca)
1º División (Noriega)
BI Nº1 "Guardia Peruana" (También conocido como "Zuavos")
BI Nº3 "Cajamarca"
BI Nº5 "9 de Diciembre"
2º División (Arguedas)
BI Nº7 "Tarma"
BI Nº9 "Callao"
BI Nº11 "Libres de Trujillo"
3º División (Cano)
BI Nº13 "Junin"
BI Nº15 "Ica"
BI Nº21 "Libres de Cajamarca"
4º División (Aguirre)
BI Nº17 "Huanuco"
BI Nº19 "Paucarpata"
BI Nº23 "Jauja"
5º División (Cevallos)
BI Nº25 "Ancach"
BI Nº27 "Concepción"
BI Nº29 "Zepita"

(Juan Vargas)
1º División (Ayarza)
BI Nº61 "Lima"
BI Nº63 "Canta"
BI Nº65 "28 de Julio"
2º División (Canevaro)
BI Nº67 "Piura"
BI Nº69 "23 de Diciembre"
BI Nº71 "Libertad"
3º División (Pereira)
BI Nº73 "Pichincha"
BI Nº75 "Pisco"
BI Nº77 "Lamar"
4º División (Iglesias)
BI Nº79 "Arica"
BI Nº81 "Manco Capac"
BI Nº83 "Ayacucho"
5º División (Marin)
BI Nº85 "Cazadores de Cajamarca"
BI Nº87 "Unión"
BI Nº89 "Cazadores de Junín"


El ejército del Norte, estaba compuesto por 8.565 soldados (más 596 jefes y oficiales), y el segundo por 7.681 hombres (más 587 jefes y oficiales), pero además contaba con un refuerzo de una división volante de la reserva.

Regimiento 2º de Línea desfilando en Lurín.
Esta organización en ejércitos, fue dejada de lado al adoptarse cuatro cuerpos de ejército que encuadraban a las divisiones y estaban subordinadas directamente al Estado Mayor General:
El I Cuerpo de Ejército, compuesto por las divisiones 1ª, 2ª y 3ª del Ejército del Norte quedaron bajo el mando del Coronel Iglesias.
El II Cuerpo de Ejército, compuesto por las divisiones 4ª y 5ª del Ejército del Norte quedaron al mando del Coronel Suarez.
EL III Cuerpo de Ejército, compuesto por las divisiones 2ª y 5ª del Ejército del Centro, quedaron al mando del Coronel Dávila.
El IV Cuerpo de Ejército, compuesto por las divisiones 1ª, 3ª y 4ª del Ejército del Centro, quedaron al mando del Coronel Cáceres.
Además cada uno de estos cuerpos tenía bajo su comando a una brigada de caballería, aunque la 1º del Coronel Sevilla, había sido prácticamente eliminada en el Manzano por tropas de la II Brigada de la 2º División chilena, pero en cambio se contaba con la novísima V brigada de Caballería, formada recién en Noviembre de 1880, el Escuadrón de Escolta y el pequeño Escuadrón "Guías", por lo que sumaban unos 1.382 soldados de caballería, la artillería por su parte constaba de dos batallones con 1.295 soldados (más 212 jefes y oficiales), por otra parte se contaba con que cada división tendría una compañía de ingenieros, pero todas las compañías del ejército del Norte sumaban unos 150 hombres, mientras que en el ejército del centro prácticamente, no existían, lo que nos da en números redondos unos 20.000 soldados.
Para afirmar esta cifra, que para algunos, especialmente en el Perú podría sonar exagerada me baso en un estado dado a conocer por Pascual Ahumada Moreno en su obra "La guerra del Pacifico", y la cruzo con el parte del Jefe de Estado Mayor peruano General Pedro Silva, quien estima las fuerzas del I Cuerpo de Ejército en 5.200 hombres, las del IV Cuerpo de Ejército en unos 4.500 soldados, lo que nos da 8.700 hombres en cifras redondas, muy cercana a los 8.565 del estado ya citado, en cuanto al ejército del Centro otorga al III Cuerpo de Ejército 4.300 hombres y al IV 2.800 hombres lo que nos da un total de 7100 hombres, también muy cercanos a los 7.681,
El Estado Mayor General Peruano era absolutamente consciente de la proximidad del ataque chileno, esto debido a la fase de la luna, por dos soldados de la brigada Sevilla escapados de Lurín, y por la captura de un miembro del servicio sanitario chileno, por lo que tomo las medidas que consideró más oportunas para el combate.
Los chilenos en tanto detuvieron su marcha por algunas horas, reemprendiendola antes del amanecer, por razones de claridad he decidido hacer una división en el relato, para que se entienda mejor el desarrollo de la batalla, pero hay que tener en cuenta que los hechos ocurrieron de manera casi simultanea.

En los momentos en que se desencadenó el combate, el Cuartel General chileno se encontraba instalado en una elevación que le permitía observar el campo de batalla, tras ella se agrupaban los tres regimientos de Caballería chilenos y toda la artillería de campaña (44 piezas Krupp de 75 y 87 mm y 6 Armstrong de 66 mm.), junto a las tropas de Lynch marchaban dos baterías de Montaña (de Errazuriz y Fontecilla) y con las tropas de Sotomayor marchaban otras tres (Sanfuentes, Von Koeller y Ferreira), en total la artillería chilena se componía aparte de las piezas de campaña ya señaladas, por una batería Armstrong de 6 piezas de 60 mm., 24 Krupp de montaña de 75 mm y 8 ametralladoras Gatling. Antes del amanecer, las columnas de Lynch fueron descubiertas a unos 500 metros de las posiciones peruanas, rápidamente fueron emplazadas las dos baterías de artillería para el apoyo cercano a la infantería, La 1º División continuo su marcha en columnas por unos 200 metros más y finalmente se desplegó en línea de batalla, situando a su izquierda a los RI "Chacabuco" y al 4º de Línea tras ellos situó como reserva a la Artillería de Marina, en el centro desplegó a los RI "Atacama" y "Talca" y en la derecha al RI 2º de Línea y el "Colchagua" junto a la hacienda de Villa se encontraba el Batallón Nº9 "Callao", el cual fue arrollado por las tropas de Lynch, y rechazado hacía el resto de las fuerzas que defendían el sector (I Cuerpo de Ejército del Coronel Iglesias), estas tropas a su vez fueron siendo desalojadas de sus posiciones, en esos momentos 12 batallones chilenos en primera línea avanzaban contra 8 peruanos, pero estos oponiendo una enérgica resistencia retrocedían sin desbandarse, por el sur en tanto la columna volante de Soto Aguilar, avanzaba contra el batallón Nº1 "Guardia Peruana", que era rechazado hacía el morro Solar, junto con los demás cuerpos. En ese instante el comando chileno se dio cuenta de que la 2º división no entraba en combate aún y se hacía necesario proteger el flanco derecho de Lynch, por lo cual Baquedano demostrando sus progresos como comandante en jefe hizo entrar tempranamente en acción a la reserva de Martinez (6 batallones), quienes atacando con energía aislaron a Iglesias del resto del ejército, Iglesias parapetó entonces a sus tropas en el morro Solar a la espera de ser reforzado o resistir hasta el final.
• Segunda fase de la batalla, la 2º División entra en acción:
En tanto la división Sotomayor entro en acción, tarde debido a que se había extraviado durante la noche, pero cuando finalmente lo hizo, fue de manera decisiva, las tropas chilenas presionaron con furia al BI Nº83 "Ayacucho", siendo reforzado por el BI Nº71 "Libertad" con certero ojo táctico Sotomayor, clavo a las tropas peruanas en sus reductos al tiempo que preparaba su golpe decisivo con sus mejores regimientos (El "Buin" y el "Esmeralda"), al ver el duro combate en el centro el General Pedro Silva, ordenó al Coronel Suarez enviar como refuerzo al BI Nº17 "Huanuco", pero este cuerpo, se vio prontamente superado y comenzó a desorganizarse por el fuego chileno y por la perdida de su comandante, el Coronel Mas, al ver la crítica situación fue enviado como refuerzo al Nº17 al BI Nº19 "Paucarpata", pero en la pampa del Granadal mientras se aproximaba fue fusilado a mansalva por los cuerpos chilenos, con esto una parte no despreciable de la unidad se dispersó llevándose a los restos del Nº17, mientras sucedía esto Sotomayor arrojaba contra los cerros papa y viva el perú, que eran defendidos por las tropas de la columna volante, a los RI "Buin" 1º de Línea y al "Esmeralda", como contramedida se intentó reforzar al BI Nº 83 "Ayacucho", con el BI Nº "Canta" Nº63, pero cuando las vacilantes tropas avanzaban el batallón Nº71 se desbandaba, en tanto el "Buin" y el "Esmeralda" habían cumplido su misión desalojando de sus posiciones a las tropas peruanas, es en estos momentos cuando un cabo del "Esmeralda" captura el Estandarte del BI Nº81 "Manco Capac", y el Sargento del "Buin", gana su asenso a Capitán al ser el primero que coloca la bandera chilena en un reducto peruano, bajo un nutrido fuego, las tropas chilenas se lanzaron al asalto, sin disparar ni un tiro y como si se tratara de un simple ejercicio, según diría después M. Le Leon (Observador francés, agregado al ejército chileno por orden del almirante Touars), con la caída de este punto los chilenos tuvieron campo libre y giraron a la izquierda desalojaron al cuerpo de Cáceres (II Cuerpo 3 Divisiones y 9 batallones), al tiempo que se empeñaban a fondo los demás cuerpos, con el resultado antes señalado, haciendo inútil la resistencia que había sostenido con éxito hasta entonces la mayoría de las tropas de Canevaro (salvo el BI Nº 71 que como hemos dicho se desbandaba más o menos al mismo tiempo del éxito del "Buin y el "Esmeralda".
Con toda esta cadena de calamidades, el General Silva intentó aún salvar lo que pudiera, ordenando a la Caballería de Barrenechea que protegiese a las tropas de Canevaro que aún resistían, pero la línea peruana estaba irremediablemente rota en dos lugares, es en estos momentos que Baquedano ordena cargar a los Regimientos de Caballería (RC) "Granaderos" y "Carabineros de Yungay", quienes terminan definitivamente con cualquier esperanza de resistencia.
Es el acabose, con la V Brigada de Caballería se intenta encausar a los dispersos y tropas de Suarez hacía Chorrillos, sufriendo fuertes perdidas en el camino a causa de ser acosados por los fuegos de los RI chilenos "Esmeralda" y 3º de Línea, pero los soldados en estado de Shock, se desbandan al acercarse al pueblo, por lo que deben ser retirados hacía Surco y a Miraflores, es hacía este lugar donde se le ordena dirigirse.

• Tercera fase de la batalla, el asalto final:
La derecha chilena empezó a ser trasladada hacía la izquierda, donde el Coronel Iglesias no solo resistía sino que además causa fuertes perdidas a los tres RI a los cuales había encomendado de Lynch tomar el morro Solar (6 batallones), en el sector de la calavera las tropas chilenas son detenidas y obligadas a retroceder, para reorganizarse, es por esto, según el libro "Arica 4º de Línea" del Coronel José Domingo Amunateguí (1885), lo ocurrido fue lo siguiente, el 4º de Línea avanzó dividido en dos hacía el morro Solar, el I batallón por las alturas y el II por el llano, al I lo guió Solo de zaldivar personalmente, pero sus tropas fueron rezagandose o dadas de baja por el fuego de los decididos defensores peruanos, lo cierto es que pronto se encontró con solo un grupo de unos veinte soldados, por lo que decidió atrincherarse en unas tapias a la espera del II batallón afin de renovar el ataque, al ver la situación de Solo de Zaldivar, Urriola y Amunateguí, reunieron un grupo de unos 200 hombres de los tres regimientos enviados contra el morro y avanzaron a apoyar a los hombres atrincherados en las tapias, pero entonces se desencadenó un contrataque peruano, los cerca de 250 chilenos, intentaron resistir, pero fueron literalmente arrollados, por lo que rápidamente inician la retirada haciendo fuego y agrupandose en torno al Capitán Ibañez, quien portaba el Estandarte del 4º (el oficial portaestandarte fue herido, así como un cabo que lo tomó después); durante la retirada el Capitán Ibañez fue alcanzado por el fuego peruano mientras intentaba saltar una tapia, muriendo en el acto.
Es por esta fase de la batalla que se crítica tan fuertemente la conducción de la batalla de Baquedano, que en vez de reunir primero toda la artillería y machacar metódicamente las posiciones peruanas echó a los agotados cuerpos de Lynch a un asalto frontal ("a la chilena", como se le llamaba en ese tiempo), la artillería de Errazuriz y Fontecilla en esos momentos críticos no pudieron apoyar a los infantes, pues se les habían terminado las municiones.
Lynch hace avanzar en esos criticos momentos al RI "Atacama", al tiempo que comienzan a llegar refuerzos de otras divisiones, el cerco en torno a las tropas de Iglesias se fue cerrando, haciendo inútiles los esfuerzos de las tropas peruanas enviadas en su ayuda que se vieron enfrascadas en un salvaje combate en el balneario de Chorrillos.

Primero fue enviado el BI Nº29 "Zepita", apoyado por los BI Nº23 "Jauja" y Nº25 "Ancach", el primero de estos cuerpos fue totalmente aniquilado en la acción sufriendo graves bajas los otros dos cuerpos, a causa de la llegada de la II Brigada de la 3º División en refuerzo de el "Esmeralda" y del 3º de Línea, los RI "Santiago" y "Concepción" apoyados por el "Caupolican" atacaron desde el Sur y seis compañías del "Aconcagua", aunque muy dispersas a causa de la marcha atacaron desde el norte, el general Silva decidió aún jugar su última carta para salvar a Iglesias, enviando al BI Nº27 "Concepción", cuerpo que aún no había entrado en combate, reforzado con los restos de otras unidades, pero ahora se interponía un batallón del "Valparaíso", por lo que el ataque fue nuevamente rechazado hacía Barranco, al tiempo que las tropas chilenas presionaban cada vez en mayor número contra las tropas de Iglesias, apoyan a la 1º División el "Zapadores", los BI "Valdivia", "Bulnes", "Naval" y el otro batallón del "Valparaíso", acosado, sin esperanzas de refuerzos y con sus tropas diezmadas, el Coronel Iglesias finalmente debió rendirse con los pocos restos de sus tropas.

• Epilogo:
Pero al ser derrotados los peruanos no terminó la tragedia, soldados chilenos dispersos, principalmente del 3º de Línea penetraron al balneario de Chorrillos, furiosos, ebrios y fuera de sí comenzaron no solo con el saqueo del pueblo sino que también con riñas, y asesinatos a mansalva, muriendo varios oficiales que intentaron calmarlos, entre ellos el Comandante Duble Almeyda y el Subteniente Bisivinger del "Aconcagua", según relata Justo Abel Rosales en su diario de campaña, este último oficial cayo víctima de un tiro en la cabeza que le dio un soldado del RI "Valparaíso", cuando intentaba proteger a un oficial peruano. Pero a pesar de este tipo de hechos relativamente comunes (aunque no justificables) en las guerras, la mayor parte del ejército chileno aunque física y psicológicamente agotado permaneció en guardia. Resulta muy poco probable que de haberse intentado, como lo sugirió el Coronel Cáceres a sus superiores, un ataque por sorpresa hubieran conseguido triunfar, si el ejército chileno quedó relativamente mal parado esa noche, es de imaginar la moral del ejército derrotado, que sufrió en un día perdió trece de sus mejores batallones, los batallones Nº1, 3, 5, 7, 9, 11, 13, 15 y 21 en el morro Solar, al Nº29 en Chorrillos y a los Nº17, 71 y 83 en San Juan, además no hay que olvidar que los BI Nº19, 23, 25, 27, 67, 69 y 81 sufrieron severas bajas, solo quedaban relativamente intactos los BI del ejército de reserva y 10 BI del ejército de línea, es decir, un tercio de la infantería de línea que inició la batalla.
En el bando chileno en tanto las bajas también eran serias, habían muerto 886 soldados y salido heridos 2.614, es decir 3.500 bajas, más de un centenar de dispersos, que se incorporaron a sus cuerpos al día siguiente, las tropas que más bajas sufrieron como es posible imaginar fueron las tropas de la 1º División, pero el botín es cuantioso, 87 cañones, 19 ametralladoras, 4 estandartes y más de un millar de prisioneros.
La suerte de la capital peruana estaba echada, pero aún más sangre sería derramada, antes de que el ejército chileno pudiera entrar en la capital peruana.

 

La Guerra del Pacifico ”Gloriosos Batallones de Atacama” Héroes por Siempre. www.batallonesdeatacama.org Por Felipe Varas Erazo.