Poemas de La Guerra del Pacifico.

 

 

   El Atacama


¡Heroico regimiento! Te saludo
En nombre de la Patria, te bendigo
Por que jamás en los combates pudo


Resistir tu valor en el enemigo
Porque peleando has infundido miedo,


Sin dar descanso, ni pendón, ni tregua,
Y así has triunfando con igual denuedo
En piragua, dolores y Moquegua.


Allí has vengado del Perú la ofensa,
Allí lo has puesto con Bolivia en Jaque;
Mostrándote tan firme en la defensa
Como audaz y resulto en el ataque.


Para ti no hay cansancio ni fatigas,
Nunca el desierto te causo desmayo
Y destrozas las huestes enemigas
Como destroza el fulminante rayo.


Siempre dispuesto al noble sacrificio,
A ti nada te espanta ni te arredra
Ni la altura, ni el hondo precipicio
Ni la trinchera de maciza piedra.

 

______________________________________________________________________________

EL ADIOS

Lucero misterioso del amor
que brillas entre nubes escondidos,
al fulgor de tus rayos he sentido
tembloroso mi pecho palpitar.


¡Voy a partir! El dedo del destino
me señala, quizás en lontananza.
un remoto sendero de esperanza
que conduzca a las gradas de tu altar.


Voy a buscar en medio de la guerra
entre el humo sangriento del combate
una bala piadosa que me mate
o algún rayo de luz para mi sien;


un rayo que alumbrando mi existencia
me permita llegar hasta tu lado
de triunfales laureles coronados
para ponerlos todos a tus pies
Cuando suene el clarín de la batalla
bastará, Clementina, tu memoria,
para lanzarme en pos de la victoria
con altivo y osado corazón;


y si el plomo enemigo me derriba,
tu nombre solo, fúlgido lucero
brotará de los labios del guerrero
como el postrero y eternal adiós
Mil veces por dichoso me daría
si el tomar el fusil en la matanza
una sola palabra de esperanza
pudiera de tus labios arrancar;


y si caigo y derramas una lágrima
por la memoria pálida del muerto,
las arenas candecentes del desierto
con moverse mis restos sentirán
Cuando bese las brisas tus mejillas
y jugando en tu rubia cabellera,
a tu oído murmuraré placentera
vagas frases y voces y de amor;
entonces ¡ay¡ recuerda que te adora
más que a su vida un mísero
que deja al separarse de tu lado
en estas líneas su postrer adiós

Poema de Rafael Segundo Torreblanca Dolarea Capitán del Atacama

______________________________________________________________________________

 

La Guerra del Pacifico ”Gloriosos Batallones de Atacama” Héroes por Siempre. www.batallonesdeatacama.org Por Felipe Varas Erazo.