Los tratados de paz.

Destacan el Tratado de Ancón se firmó entre Chile y Perú en 1883, el tratado en que Bolivia entregó a Chile la provincia de Antofagasta a cambio de construir un ferrocarril entre Arica y La Paz en 1904 y el tratado de lima en 1929, que dejó Tacna bajo soberanía peruana y Arica bajo la tutela de Chile.

El Tratado de Ancón.

Este tratado se firmó entre Chile y Perú en 1883, y uno de sus aspectos más importantes fue la entrega definitiva a Chile, por parte de Perú, de la provincia de Tarapacá, comprendida entre la quebrada de Camarones y el río Loa. Los territorios de Tacna y Arica quedaban bajo la tutela de Chile durante diez años. Luego de este período, un plebiscito decidiría su nacionalidad definitiva. La nación que se quedara con ellos entregaría a la otra una compensación de un millón de pesos de la época.

La paz con Bolivia.

Por su parte, Bolivia se negó a firmar un tratado de paz, por lo que solo suscribió un pacto de tregua, que se formalizó en Valparaíso el 4 de abril de 1884. En este se estableció una tregua indefinida y que el territorio comprendido entre el río Loa y el paralelo 23 de latitud sur quedaría sometido a las leyes chilenas. Paralelamente, se acordó el restablecimiento de las relaciones comerciales entre ambos países, otorgando Chile una serie de franquicias para el comercio boliviano en los puertos de Arica y Antofagasta.

Tratado de 1904.

Este nuevo acuerdo se firmó entre Chile y Bolivia para establecer definitivamente las fronteras entre ambos países. Bolivia entregó a Chile la provincia de Antofagasta, a cambio de la cual Chile construyó un ferrocarril entre Arica y La Paz, uniendo ambas ciudades. Por otro lado, Chile concedió a Bolivia -en forma definitiva- el libre tránsito de sus mercaderías por territorio chileno desde y hacia el altiplano.

Tratado de Lima.

De acuerdo al Tratado de Ancón, debía realizarse un plebiscito que definiera qué país se quedaría con los territorios de Tacna y Arica. Sin embargo, pasados los diez años estipulados, nunca se realizó. Es así, como se decidió someter el asunto al arbitraje de Estados Unidos, lo que tampoco dio resultado. Finalmente, se acordó firmar un tratado en 1929, estableciendo que Tacna quedaba bajo soberanía peruana y Arica bajo la tutela de Chile. La línea divisoria que constituiría la frontera entre Perú y Chile se denominó Línea de la Concordia, trazando un límite a diez kilómetros al norte del puente del río Lluta y paralela a la línea del ferrocarril que une Arica y La Paz. Además, Chile pagó a Perú seis millones de dólares como compensación.

La Guerra del Pacifico ”Gloriosos Batallones de Atacama” Héroes por Siempre. www.batallonesdeatacama.org Por Felipe Varas Erazo.